Paralelismos entre Pedro Sánchez y Clemente Domínguez, el primer papa del Palmar de Troya.

Dijo que era necesario subir los impuestos y Gabilondo dice que en Madrid no. Dijo muy enfáticamente y con gran acompañamiento de gestos que Madrid está falseando los informes del COVID19 y Fernando Simón dice que son igual de fiables que los del resto de comunidades. Ayer le dijo a Casado que a ellos nadie les daba lecciones de transparencia, siendo como es que su gobierno alardeó de un grupo de asesores científicos que nunca existió y que siempre nos ha ocultado, mejor nos ha mentido, sobre el número de fallecidos por la pandemia.

Un gobierno que tiene más de doscientas sentencias del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno falladas en contra de su ocultismo. Sentencias que, por supuesto, no acatará. Seguirá con su truco de declarar “secreto de estado” a cosas que ni lo son ni lo parecen. Porque no se me ocurre ninguna razón para que sea secreto saber a qué amigos invitó a las residencias de Patrimonio el pasado verano.

En el último “aló presidente” comentó que los 140.000 millones obtenidos de la Comunidad Europea y su famoso y repetido plan de recuperación era lo más importante que había ocurrido en  España desde su entrada en el Mercado Común. Supongo que los “desde  la invención de la rueda” y “el descubrimiento del fuego” los deja para intervenciones posteriores.

Aunque olvidó comentar que en estas negociaciones casi no había tenido arte ni parte porque las había protagonizado Francia y Alemania, que casi la mitad es dinero a devolver, que el que se recibe a fondo perdido está sujeto a determinadas condiciones y que España debe contribuir con unos 20.000 millones al presupuesto de la Comunidad Europea, por lo que el neto a recibir estará sensiblemente mermado y que se aplicará durante los próximos cinco años, por lo que lo se recibirá “en mano” y ahora, será mucho menos.

Pequeños olvidos muy propios de una persona tan ocupada en disputar, por poderes de Gabilondo, la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Isabel Díaz Ayuso.

Un presidente que se está intentando crear una imagen de paladín de la vacunación cuando ni tiene nada que ver, o muy poco, poquísimo, con el abastecimiento de las vacunas, porque lo hace la Comunidad Europea, ni con las vacunaciones, que las realizan las autonomías.

Eso sí, nunca hemos tenido un presidente con semejante potencial para aparentar lo que no es, para mentir o para adjudicarse méritos que no le pertenecen, o para hacerse perdonar todo, haga lo que haga, incluido no hacer nada bueno.

Capaz de intentar que se colocara una urna detrás de una cortina en la famosa votación para la secretaría general del PSOE.

Y mi asombro es el que era, aunque cada vez mayor. Entiendo que hay muchos votantes socialistas que jamás votarán a otro partido porque se sienten orgullosos de su historia y su ideología, pero ¿Qué tiene que ver este señor y su “ideología” con su socialismo de toda la vida?

Cada vez estoy más convencido que Pedro Sánchez es al socialismo histórico lo que Clemente Domínguez, el primer papa del Palmar de Troya, era a la Iglesia Católica.

Valencia, 15 de abril de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s