Como cada domingo – actividades de los niños en el Bocairent de los 50

Era domingo y había que organizarse bien: ¡teníamos tanto que hacer..!

Los domingos de mi infancia

Mossen Sixto y la sarpassa de Bocairent

Una vez al año, los sacerdotes recorrían el pueblo bendiciendo todas las casa. Los vecinos les recibían con sal y huevos que, en Bocairent, se usaban para confeccionar las monas de Pascua que se entregaban gratuitamente a los niños del patronato

La sarpasa y mossén Sixto

La central telefónica y Toneta, la telefonista de Bocairent

En los tiempos en que las centrales eran analógigas, los teléfonos no tenían diales, y las peticiones de conexión se realizban de viva voz, la figura de la telefonista del pueblo era uno de los ejes sobre los que giraba la vida de los ciudadanos: ayudaba, informaba y, posiblemente, conocía vida y milagros de sus habitatntes.

La central telefónica y Toneta, la telefonista

El mercado de la plaza de Bocairent

En los años 50, todos los sábados por la mañana se celebraba mercado en la plaza de Bocairent. En una época libre de televisiones, teléfonos móviles y demás distracciones, el mercado era un centro de convivencia al que nadie quería faltar. Comprar, hablar, negociar, convivir..

No es cierto que todos los tiempos pasados fueron mejores, pero algunos se echan de menos

El mercat de la plaça – El mercado de la plaza

Un ejemplo a seguir – los músicos de banda

En este artículo se rinde homenaje a los músicos de banda, ejemplo a seguir por su constancia, su esfuerzo y por su capacidad de trabajar en equipo sin distinción de sexos, edades e idelologías.

Insisto en que me refiero a “los músicos de banda” y no a las “bandas de música”, que también merecen todo el reconocimiento, pero no son las protagonistas de este artículo.

Un ejemplo a seguir