Las grandes miserias de la campaña de Madrid

La campaña de Madrid está sirviendo para poner en evidencia la miseria y el bajísimo nivel de los políticos españoles. Unos porque nunca lo han tenido, otros porque lo han perdido abducidos por falsos ídolos o contaminados por extraños objetivos, cada vez más alejados del interés de los españoles y buena parte de ellos porque es la única forma que tienen de ganarse la vida.

La cosa empezó por un “tú la llevas” sobre la pandemia con una absoluta falta de respeto a las víctimas y a la verdad. Pero este argumento iba decayendo a marchas forzadas porque era imposible de sostener, por lo que era necesario algún revulsivo, contra más repugnante mejor. Y la “izquierda” representada en la campaña cree haber descubierto un auténtico filón con las amenazas recibidas por Pablo Iglesias, el ministro Marlasca y María Gámez, directora de la Guardia Civil, que se hizo presente en un mitin de la candidatura socialista para hacer pública la amenaza y aventurar quién estaba detrás de ella. El fascismo, naturalmente.

Y, para que no decaiga el interés, al día siguiente apareció un cuchillo pintado con manchas rojas, porque físicamente es imposible que sea sangre,  en un sobre dirigido a la ministra Reyes Maroto

Vaya por delante mi rechazo más absoluto a cualquier tipo de violencia, incluida la de sentirse blanco de amenazas en forma de pintadas, carteles con dianas, tuits que señalan a personas con nombres o con dianas en la frente, acosos personales, y cualquier otro medio que utilice un delincuente, activista o no,  para señalar a cualquier persona, sea político en activo, juez, miembro de las fuerzas de seguridad  o el portero de una finca.

Porque tengo la dolorosa experiencia de haber vivido con la impotencia,  el dolor y la rabia de no poder hacer nada para proteger a los 850 asesinados por ETA, o a los que murieron a manos del Grapo,   los asesinados por el Pelotón Vasco español, por Terra Lluire o por todas las organizaciones de malnacidos que no conocieron más lenguaje que el de los asesinatos, las amenazas y las extorsiones.

En España, y desde hace muchísimos años, ha habido amenazas o actos violentos contra cualquier colectivo de los mencionados anteriormente, incluidos no pocos periodistas. Posiblemente miles. Y, esos sí, eran organizados y ejecutados por miembros de agrupaciones pseudo políticas que utilizaban marcas y escudos como señas de identidad de sus tropelías.

Pues bien. Seguro que todos las denunciaron a la policía, con excepción de muchos de los amenazados por ETA porque temían por sus vidas si lo hacían, que otros formularon las denuncias pero no se lo dijeron ni a sus familiares  y que una parte de ellos las hicieron públicas en algún momento.

Pero nadie, nunca, hizo una utilización política tan bochornosa como la está haciendo nuestro ex vicepresidente, el que nunca ha amenazado, perseguido o acosado a nadie, ni tampoco ha señalado a nadie como enemigo de la libertad, del pueblo, de la democracia o de cualquiera de las banderas que solo él parece defender. Aunque es cierto que no parece haber mandado cartas con balas, o  cosas similares. Solo amenaza con la más mortal de sus armas: su palabra.

Sabiendo como sabe él, como sabe la policía, o como sabe cualquier mortal con dos dedos de frente, que el que realmente quiere hacer daño a alguien casi siempre tiene oportunidad de hacerlo. Y que lo último que haría es avisar previamente a su presunta víctima. Los malos de verdad, como los asesinos de ETA, no ponían balas en sobres, las ponían en las nucas de sus víctimas.

Y me reafirmo como en otras ocasiones, que hoy, en 2021, no existe en España ningún partido político registrado ni ninguna organización que aliente la violencia como sistema de actuación política. Incluso la CUP, partido casi antisistema, tiene una parte de actuación parlamentaria y Bildu, la ETA adormecida, también se sienta en los escaños del parlamento español para intervenir en los debates cuando le interesa.

Y, por supuesto, tampoco hay ningún partido fascista. Todos los registrados en España están homologados y forman parte de nuestra democracia. Hay algunos con cierta tendencia al totalitarismo, pero ni fascistas ni supremacistas. Y si alguien quiere saber de qué hablo en lugar de escuchar las explicaciones interesadas y maliciosas de algunos representantes de partidos cuando se refieren a sus adversarios políticos, le recomiendo que lea la doctrina que inspiraba al fascismo italiano o la versión castellana del “Mein Kampf” (“mi lucha”) de Hitler.

Fascistas los hay en España, claro que sí, como también hay terroristas, pederastas, asesinos, violadores, ladrones, malversadores, timadores y toda clase de individuos con comportamientos anómalos si no delictivos. Pero siempre son personas físicas o, como mucho, alguna asociación criminal creada para delinquir. Nunca partidos políticos.

Y, como consecuencia, tampoco lo son la gran mayoría de los votantes de ningún partido por el hecho de hacerlo. Yo, por ejemplo, nunca votaría a un partido comunista, pero ni soy fascista ni atentaría contra alguien que les votara. Ni siquiera cuestionaría en lo más mínimo su derecho a hacerlo.

Pero eso es lo de menos. Estamos en el mundo de la posverdad, que según la RAE es la “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales” y ayer mismo escuché a una persona de tan alto nivel intelectual y académico como Adriana Lastra, la portavoz del PSOE, repetir enfáticamente el “no pasarán” que lanzó Dolores Ibarruri mucho antes de que yo naciera, como lema para defender a España de la amenaza de un fascismo inexistente en la actualidad. Desde entonces hasta hoy ¿no han tenido tiempo de buscar frases un poco más actualizadas y menos absurdas? “No nos ganarán en las urnas”, por ejemplo.

Por cierto: los enemigos de La Pasionaria sí que pasaron, porque las arengas, por mucho que se fuerce la voz y por muy brillantes que sean, solo sirven para conceder un puesto en la historia a las personas que las lanzan, pero nunca para cambiar su rumbo.

Y también hemos visto a toda una ministra, Maroto, señalando a VOX como partido ideólogo del envío del sobre que había recibido.   No importa que el sobre tuviera remitente conocido, al parecer un hombre con muy buena letra y, según dicen, con problemas mentales.

Ministra que, por cierto, no ha pedido excusas por semejante atrevimiento político y moral  una vez que se supo el nombre de su amenazante. Es más, estando en el gobierno es casi imposible que no la hubieran informado de que no era una carta anónima. Ni tampoco de VOX

Quiero recordar que todos los presidentes de gobierno de la democracia y la mayoría de los altos cargos sufrieron amenazas e intentos de atentados. Incluso atentados reales. Y pongo como ejemplo a alguien que no es de mi especial devoción, José Maria Aznar, concretamente por su segunda legislatura. Cuando ETA le puso la bomba y salió vivo de milagro gracias al blindaje del coche, lo primero que ordenó es que no se hiciera uso político del atentado. Y ni se hubiera publicado si hubiera podido evitarlo. Porque sabía, como han sabido casi todos ellos, que la publicidad de hechos delictivos favorece a los criminales que los ejecutan y actúan como efecto llamada para muchos de los desequilibrados que pululan por nuestra sociedad.

Y, sin embargo y pese a todo lo dicho, lo que me ha resultado especialmente triste fue ver a Gabilondo pidiendo un cordón sanitario para VOX. Gabilondo, un hombre con criterio y preparación al que hubiera confiado en sus tiempos de ministro el liderazgo para consensuar con el PP una ley de educación con fundamento, sostenible en el tiempo y a salvo de avatares políticos. Sin ninguna duda.

Y su foto  de tres, como si fueran de la misma catadura, con el ministro Marlasca, hombre que me tiene confundido por su cambio radical desde que dejó de ser juez y nada menos que con Jorge Javier Vázquez, al que no puedo juzgar como persona pero que da vida a un personaje público que, en mi opinión, es de los más deleznables de España porque vive del escándalo, de la maledicencia y de moverse en lo más sucio y perverso de la sociedad. Personaje, repito, super inteligente y gran comunicador que emplea su tiempo y sus recursos en conseguir esa audiencia de “cueste lo que cueste” que tantos beneficios económicos le está reportando.

Tampoco es de recibo que la ministra portavoz del gobierno, que habla en su nombre y no en el de su partido, haya pedido un cordón sanitario contra VOX en la rueda de prensa oficial. Muchos miembros de gobierno han participado en mítines de sus partidos, pero es la primera vez y espero que sea la última que el gobierno de la nación y desde su sede oficial, ha atacado de esta forma a un partido legal. ¿Nos damos cuenta de cuantas líneas rojas contra la democracia se han saltado en los últimos años?

No opino sobre los demás porque francamente no me interesan. VOX y Podemos, digamos que hablo de Pablo Iglesias, a lo suyo y Ciudadanos, más comedido, tratando de salvar esa barrera del 5 % que necesita para no desaparecer como partido con futuro. Quizás pierda dos líneas para destacar el escasísimo soporte intelectual y político que está demostrando el ex vicepresidente, al que no le salva ni su gesto impostado, ni su coleta. La verdad de la verdad es que el día que deje la política nadie le echará en falta.

Y parece que el PP ha acertado retirando a Ayuso de debates y espectáculos esperpénticos como los que estamos presenciando. La supuesta mosquita muerta no ha entrado al trapo del populismo y sigue a lo suyo libre de polvo y paja.

Y quede claro que hablo de dirigentes de partidos, no de los propios partidos. Lo deseable y ojala sea así, es que cada votante pueda librarse de tanto ruido, analice pros y contras y vote en conciencia a la opción que considere más idónea para gestionar la comunidad madrileña, sea de derechas, de izquierdas, o de centro. Sé que es mucho esperar, pero ¡quién sabe!

Porque no sería de recibo que los resultados electorales de una comunidad como Madrid, motor económico de España, lo decidan tres sobres que no se sabe de dónde han venido ni quien los ha remitido.

Valencia, 28 de Abril de 2021